CISOR

Inflación local de alimentos es la más elevada de América Latina

El Universal – Caracas 12 de diciembre de 2013

.

A fin de disminuir al mínimo el incremento en el precio de los alimentos el Gobierno controla el costo de una larga lista de productos, maneja una importante estructura de empresas agroindustriales y posee miles de hectáreas en el sector agrícola, pero las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) desnudan que los resultados distan mucho de los objetivos.

 Entre octubre de 2012 y octubre de este año el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas acumula un incremento de 72,1% en Venezuela, mientras que el alza promedio en América Latina y el Caribe es de solo 9,6%.

 En las principales economías de América Latina la inflación no es un problema grave. En doce meses el aumento de los alimentos en Brasil es de 8,9%, en Argentina 7,1%, Perú 3,3%, Chile 2,8%, Colombia 0,7% y Ecuador 0,4%.

 La fuerza que impulsa la inflación en Venezuela proviene de distintos factores. Analistas destacan que el Gobierno se ha valido de la impresión de billetes en el Banco Central para cubrir parte de sus gastos y más bolívares detrás de la misma cantidad de productos se traducen en alzas de precios.

 Al mismo tiempo la oferta declina porque la producción de empresas públicas en el sector de alimentos desciende, de hecho, las cifras oficiales registran un declive de 11,8% en el tercer trimestre.

 El ala privada tampoco responde adecuadamente porque el control de precios impide que se cubran adecuadamente los costos y la sequía de divisas retrasa las importaciones de insumos y materias primas.

 La consecuencia es que en los últimos doce meses el precio de los productos agrícolas acumula un salto de 86%, los agroindustriales de 66,8% y los pesqueros de 101,6%; un incremento sideral que principalmente golpea a las familias más humildes, que destinan el grueso del ingreso a la compra de comida.

 Un elemento importante es que el incremento de precios de los alimentos ha venido acompañado de escasez. El informe elaborado por el Banco Central para medir el desabastecimiento desnuda que la carestía de alimentos básicos en Caracas ha crecido incesantemente al punto que el termómetro general, que refleja un promedio de todos los rubros, prácticamente se duplica al elevarse desde 13,1% en octubre de 2012 hasta 22% en octubre de este año, el nivel más alto en los últimos 46 meses.

 Más control

 Para enfrentar el acelerado incremento en el precio de los alimentos el Gobierno se prepara a extender el alcance de los controles revisando todos los eslabones de la cadena de comercialización de rubros que hasta ahora han estado fuera de la regulación.

 El martes de esta semana el ministro de Alimentación, Félix Osorio, explicó que el jamón planchado debe costar 400 bolívares la pieza y se está vendiendo a 600 bolívares y que los productores venden la cebolla entre 12 y 14 bolívares el kilo pero llega a manos del consumidor entre 90 y 100 bolívares.

 “No podemos permitir que eso siga ocurriendo, porque en las cadenas públicas la cebolla se vende entre 19 y 22 bolívares el kilo. Vamos a ver si la especulación está en el que distribuye o el que vende al público”, advirtió Félix Osorio.

 Además en el gabinete económico se evalúan medidas para contener el incremento de los precios en los productos pesqueros.

  • Logo Cofavic
  • logo_espaciopublico
  • Logo Vicaría
  • Logo Cecodap
  • logo venamcham
  • Logo Conindustria
  • logo-provea
  • Logo Observ Ven de Violencia
  • Logo Red de Apoyo
  • Logo Amnistía

VENESCOPIO

(+58) 212.472.44.01 - 212.395.34.96

Urbanización La Paz, Av. C con Calle 1, Quinta CISOR, El Paraíso
Código postal 1020 Apartado 5894, Caracas 1010-A, Venezuela