CISOR

En el sector privado el salario compra 26% menos que en 1998

El Universal – Caracas 24 de septiembre de 2012

Cada mes los trabajadores del sector privado perciben un salario que supera por mucho, en número de bolívares, al que recibían catorce años atrás cuando aún Hugo Chávez no tomaba las riendas del poder, pero lo cierto, es que ese fajo de monedas y billetes compra menos.

 El índice de remuneraciones del Banco Central y el alza que han registrado los precios indican que al contrastar el segundo trimestre de este año con el mismo lapso de 1998, la capacidad de compra del salario en el sector privado, que emplea a 8 de cada 10 trabajadores, es 26% menor.

 Aparte de que Venezuela ha sufrido en este período una inflación elevada que triplica al promedio del resto de los países de América Latina y se desplaza a una velocidad que deja atrás a los sueldos, existe una causa menos visible para el deterioro.

 A largo plazo la posibilidad de que un país alcance mayor prosperidad depende casi por entero de su capacidad para incrementar la producción por trabajador, es decir, de la productividad.

 Cuando los trabajadores producen más las empresas incrementan el número de empleados y, si esto opera en toda la economía, la mayor demanda de personal impulsa los salarios y por ende aumenta la capacidad de compra, pero la productividad se ha estancado dramáticamente por el declive de la inversión e investigaciones académicas, como la realizada por el economista Miguel Angel Santos, precisan que es igual a la que existía en 1966.

 El petroconsumo

 Si en promedio el salario de la mayoría de los trabajadores compra menos, en teoría, debería haber menos calidad de vida porque el consumo tendría que reducirse, pero este no es el caso de Venezuela donde la renta petrolera juega un rol determinante.

 La insaciable demanda de China, India y el resto de los países emergentes ha hecho que el precio del barril de petróleo alcance niveles inimaginables a principios de siglo y con ello, la cantidad de petrodólares que la administración de Hugo Chávez puede repartir a través de becas, subsidios y transferencias en general, se ha multiplicado.

 Gracias a la renta petrolera el consumo no ha declinado, al contrario, en los últimos catorce años aumenta de forma considerable aunque comienza a perder ímpetu.

 Las últimas estadísticas publicadas por el Banco Central registran que en términos reales el consumo de los hogares en bienes y servicios al cierre de 2011 es superior en 81% al existente en 1998.

 En la categoría de bienes el Banco Central incluye alimentos, prendas de vestir, muebles y artefactos del hogar, electricidad y agua. En servicios incorpora restaurantes, hoteles, transporte y comunicaciones, entre otros.

 El aumento de la renta petrolera también ha permitido mejores aumentos de sueldos en el sector público y la capacidad de compra del salario de los trabajadores del Estado es 16% mayor al cierre del segundo trimestre de 2012 que en el mismo período de 1998.

 Si bien el consumo aumenta por el reparto de renta petrolera en los últimos años ha perdido fuerza porque el precio del barril, aunque desafía la ley de la gravedad, tiene techo. Por ejemplo, las compras de los hogares en 2011 resultan inferiores en 1,8% que las registradas en 2008 año en que se alcanza el pico más elevado de los últimos 15 años.

 Probablemente en este año de campaña electoral se registrará un alza, pero todo indica que no será de la misma magnitud de 2006, cuando Hugo Chávez logró un salto en el consumo de los hogares de 15% y una contundente victoria frente al candidato opositor de entonces, Manuel Rosales.

 Cruje el piso

 En un sistema donde la popularidad del Presidente está estrechamente relacionada con el reparto y las transferencias el gasto público crece aceleradamente y rebasa el ingreso proveniente del barril y la recaudación de impuestos.

 En su último reporte Morgan Stanley advierte que la brecha entre ingresos y gastos en las finanzas públicas es de 11,6% del PIB, la más elevada en América Latina.

 Para cubrir el agujero la administración de Hugo Chávez recurre al financiamiento y la deuda, al incluir Pdvsa, créditos de China y todas las emisiones de bonos, ya representa 50% del PIB, una relación que ya no es del todo confortable.

 Analistas consideran que el ritmo del endeudamiento ya no será sostenible y, por tanto, no descartan que en el mediano plazo, de continuar en el poder, Hugo Chávez tenga que recurrir a una devaluación de la moneda para obtener más bolívares por los petrodólares.

 Tradicionalmente la devaluación en Venezuela resulta recesiva porque golpea el consumo de las familias encareciendo las importaciones.

 Los productos provenientes del extranjero representan un tercio de la oferta global, la relación más elevada en los últimos catorce años.

  • Logo Vicaría
  • Logo Amnistía
  • Logo Observ Ven de Conf Social
  • Logo Red de Apoyo
  • Logo Convite
  • Logo Observ Ven de Prisiones
  • Logo Incosec
  • Logo Cofavic
  • Logo Conindustria
  • Logo Observ Ven de Violencia

VENESCOPIO

(+58) 212.472.44.01 - 212.395.34.96

Urbanización La Paz, Av. C con Calle 1, Quinta CISOR, El Paraíso
Código postal 1020 Apartado 5894, Caracas 1010-A, Venezuela