CISOR

Cifras del censo 2011 reflejan un recurso humano poco calificado

El Universal – Caracas 04 de febrero de 2013

.

La prosperidad de un país no está vinculado exclusivamente a los recursos que ésta posea, sino también al talento que cultiva para maximizar su potencial productivo.

Recientemente, los resultados del Censo de Población y Vivienda 2011 reflejaron una reducción de la pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas. Los hogares en situación de pobreza crítica se ubicaron en 6,97%, 4,39 puntos menos con respecto al censo de 2001. Mientras que los hogares en pobreza no extrema disminuyeron a 17,6% en 2011.

No obstante, la socióloga e investigadora de la UCAB, Genny Zúñiga, cree que estas cifras deben revisarse con cuidado. “Uno de los indicadores que compone el índice (de pobreza) es la proporción de hogares con jefes que tienen tres o menos años de escolaridad, sin embargo, en materia laboral se requiere que el recurso humano tenga al menos 11 años de escolaridad aprobados (bachillerato), y en este caso, el porcentaje no alcanza el 50% de la población en edad de trabajar (…) Esto nos habla de un recurso humano poco calificado”, manifiesta Zúñiga.

Al revisar las cifras oficiales, de las 26 millones personas censadas en 2011, solo 33,83% de la población asistía a algún centro de educación y el 66,17% manifestó que no lo hacía.

La alta concurrencia la concentraban quienes tenían entre 6 y 18 años. Después de los 19 años, la situación es diferente. Por ejemplo, el censo 2011 reflejó que 60,03% de la población de entre 19 y 25 años de edad no acudía a algún centro de educación. Este grupo lo conforman aquellas personas que después de culminar su bachillerato no continúan sus estudios superiores para desempeñarse luego en una área específica del mercado laboral.

Capacitación a medias

La socióloga lamenta que no existan políticas claras, y sobre todo coordinadas, en materia económica y social que permitan el desarrollo de actividades productivas. “Se han hecho esfuerzos por mejorar el acceso a la educación superior, pero la educación técnica y la capacitación en oficios han quedado de lado, aspecto sumamente grave para el desarrollo económico y social de un país”, dice.

Plantea que las políticas de empleo deben estar encaminadas hacia la promoción de inversión pública y privada, la baja en las tasas de interés y las facilidades de crédito que aumenten la demanda de trabajo. A su vez, la empresa pública y privada, así como la sociedad, deben influir en el funcionamiento del mercado de trabajo, las remuneraciones, la cobertura de la seguridad social y la construcción de oportunidades de inserción para grupos específicos.

 Estructura terciaria

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha elogiado los esfuerzos que se han hecho para revertir la tasa de desempleo. Desde 1999, cuando el presidente Hugo Chávez asumió el poder, a diciembre de 2012, la tasa de desocupación se ha reducido de 10,6% a 5,9%. En ese mismo período, cuatro millones de personas fueron incorporadas a la ocupación.

Sin embargo, la suma de mayor personas ocupadas no necesariamente se traduce en mejores condiciones laborales.

Zúñiga comenta que de acuerdo a una investigación que realizó en 2008, 63% de la población ocupada tenía un salario que no les permitía cubrir todas sus necesidades, contaban con jornadas desproporcionadas con respecto al salario que percibían o estaban subocupados o sobre calificados.

 

El comportamiento que ha tenido el mercado laboral hace suponer a la investigadora que estos datos no han variado sustancialmente. “En las últimas décadas, la estructura del mercado laboral no ha mostrado avances en el crecimiento de sectores económicos claves para el desarrollo económico y social de país. Nuestra estructura productiva es básicamente terciaria pero improductiva. La mayor parte de los ocupados se encuentran en el comercio y los servicios personales. Mientras que la industria manufacturera, actividades financieras y la energía, no han crecido en términos de un mayor número de ocupados”, afirma la socióloga.

Zúñiga precisa que el país está dejando de ser joven, y por lo tanto, es necesario tomar medidas que garanticen el bienestar social de las futuras generaciones. Resaltó que Venezuela se encuentra en este momento en pleno bono demográfico, etapa que deben aprovechar los países para activar el aparato productivo, en conjunto con políticas sociales, para garantizar que la población mejore sus condiciones de vida.

Sin embargo, “no se está preparando para ese escenario y las consecuencias serán una desmejora importante de las condiciones de vida, y por supuesto, la reproducción de la pobreza”.

  • Logo Observ Ven de Prisiones
  • logo-provea
  • Logo Conindustria
  • logo_espaciopublico
  • Logo Amnistía
  • Logo Observ Ven de Violencia
  • Logo Vicaría
  • Logo Observ Ven de Conf Social
  • Logo Cofavic
  • Logo Cecodap

VENESCOPIO

(+58) 212.472.44.01 - 212.395.34.96

Urbanización La Paz, Av. C con Calle 1, Quinta CISOR, El Paraíso
Código postal 1020 Apartado 5894, Caracas 1010-A, Venezuela